Chivo lechal malagueño

Ostenta un honor, y es el de ser la primera carne caprina española asociada a una marca de calidad. El Chivo Lechal Malagueño se cría en la provincia de Málaga, es genuino y suave, jugoso y tierno. Horneado, con unas patatas o calabacines como guarnición, está espectacular.

CHIVO LECHAL MALAGUEÑO, 100% AUTÓCTONO

Ostenta un honor, y es el de ser la primera carne caprina española asociada a una marca de calidad. El Chivo Lechal Malagueño se cría en la provincia de Málaga, es genuino y suave, jugoso y tierno. Horneado, con unas patatas o calabacines como guarnición, está espectacular; también con salsa a la pastoril, un festival de verduras y especias con tocino y almendras; o al ajillo, como lo cocinan en la Axarquía. Sus asaduras (riñones, higaditos, corazón) se pueden degustar encebolladas o texturizadas, a modo de paté.

La cabra es una aliada prehistórica de la especie humana, y en Málaga existen abundantes muestras. Las cuevas de Ardales, Nerja o La Pileta han dejado claro este rastro en su pintura rupestre. Actualmente la cabra malagueña es un ingrediente de lujo para la alta cocina. Prueba de ello son recetas como la que riega el chivo lechal con migas y manzana glaseada. Una maravilla.

Receta

Ingredientes

  • Pierna y paletillas de chivo lechal
  • Limón
  • Ajo
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Vino
  • Tomillo
  • Orégano
  • Sal

¿Cómo se prepara?

Se colocan, sobre una bandeja de barro, las piezas del chivo. Ahí se aderezan con las especias y el ajo, para luego dejar macerar durante 12 horas, aproximadamente. Se añade al aceite de oliva y se hornea a 180º durante tres cuartos de hora. Cada 15 minutos se echa una mezcla de agua, vino y limón.